¿Y quién no está perdido?

Me doy el gusto, ¿bien?

Me lo doy porque “El cabaret de los hombres perdidos”, con Omar Calicchio, Roberto Peloni, Esteban Masturini y Diego Mariani, dirigidos por Lía Jelín y con la dirección musical del maravilloso Gaby Goldman -que ya va por su segunda temporada en el Teatro Moliére (Balcarce 682, San Telmo, Bs.As.)-, es el espectáculo musical que más me ha gustado en los últimos tiempos.

Nacido en el off de París, “Le cabaret des hommes perdus”, de Cristian Simeón y Patrick Laviosa, fue un éxito en su ciudad de origen. El espectáculo en Buenos Aires -y no es fortuito- tiene 10 nominaciones a los Premios Hugo al Teatro Musical, de las cuales ya dos se convirtieron en premio (mejor dirección de actores -para Lía- y mejor adaptación y/o traducción de libro y letras -para Peloni y Jorge Schussheim-).

No pienso contar la historia: baste decir que ronda en torno de un joven (Masturini) que se enfrenta a su destino (Calicchio) y le pasa lo que nos pasa a todos: los sueños se dan de bruces contra la hostil realidad,  en un mundo que hace gala de una retorcida comprensión de la palabra “éxito”. En su derrotero se va encontrando con diferentes personajes: el tatuador (Mariani) y el travesti (Peloni), a los que se suman otros, que interpretan los mismísmos actores, doblando personajes.

El texto tiene varias capas de lectura: uno puede quedarse con la sencilla anécdota o dejarse ganar por la lectura metafísica y terminar preguntándose de qué demonios se ha estado riendo a carcajadas.

He visto el espectáculo cuatro veces y puedo concluir: en este elenco no hay fisuras. El trabajo de Masturini me provoca el instinto maternal; realmente dan ganas de protegerlo. Diego Mariani es capaz de manejar las contradicciones entre luces y oscuridades de su personaje con un detallismo digno de una sensibilidad delicada. Roberto Peloni despliega una gracia y un humor ríspidos en esa diva tragicómica que compone. Omar Calicchio… ¡Ay, Calicchio! He seguido la mayor parte de su carrera y tengo la sensación de que este es uno de sus más grandes trabajos. Los cuatro son, además, poseedores de unas voces y una musicalidad fuera de serie.

cabaret

Un cuadro que se titula “Moi, Moi”, y es uno de mis preferidos. Foto: Alejandro Palacios

Sigue leyendo

“33 variaciones”, superlativa

La obra de Moisés Kaufman, multipremiada en los Estados Unidos, ha sido montada en Buenos Aires. En el Teatro Metropolitan Citi II, con las actuaciones de Marilu Marini (Catalina), Lito Cruz (Beethoven), Malena Solda (Clara),  Rodolfo De Souza (Anton Diabelli); Francisco Donovan (David Clark), Gaby Ferrero (Gertie), Alejo Ortiz (Anton Schindler) y el joven pianista santafecino Natalio González Petrich.

La dirige Helena Tritek, con la sensibilidad exacta que pide la historia.

Imagen

Sigue leyendo

Maquillajes amigables con el medioambiente

Yo soy fanática de Mac Cosmetics, por muchísimas razones: sus productos tienen una altísima calidad, sus paletas de colores son alucinantes, y encima tienen una política de no agresión al medioambiente.

Imagen

Backstage de “Cats”, en México. Maquillaje: Jaime Rojas

Sí, así como lo escuchás: no testean sus productos en animales, práctica que aborrezco, y sus bolsas son de papel.

Para más virtudes en este sentido, tienen una fundación de lucha contra el HIV desde 1994, y un porcentaje de lo que uno compra, en cualquier local del planeta, va destinado a esta noble tarea.

Los Mac make-up artists son unos genios del maquillaje, así que si alguna vez necesitás los servicios de un profesional no dudes en llamar a uno de ellos, verdaderos artistas. Y además, el servicio uno a uno con un maquillador es reembolsable en un producto.

Mac, te quiero.